viernes, 1 de enero de 2016

Helado de leche merengada sin lactosa

Hola
        Aquí viene la primera receta de este nuevo año:
Tenía muchas ganas de hacer la receta de leche merengada y la he visto en muchos de los blogs que sigo, esta la vi en Pan frito o rebanás y aquí está el resultado, un poquito tuneado porque yo quería hacer un helado y probé con estos cambios.
        Ah, y ya tengo una pequeña heladera.
Para ver su receta, que además la indica con Termomix, pinchad aquí y de paso os aconsejo dar una vuelta por su blog, es estupendo.

Ingredientes:
  • 600 cc. de leche sin lactosa
  • 400 cc. de nata vegetal para montar (yo azucarada)
  • 150 grs. de azúcar
  • 1 cucharada de miel
  • 1 rama de canela
  • la corteza de un limón
  • 3 claras de huevo
  • 1/2 cucharadita de canela en polvo (opcional)
  • (si solo se quiere leche merengada y más ligera cambiar los 400 cc. de nata por leche y poner 50 grs. más de azúcar)
Proceso a seguir:
        Lavar bien el limón y pelar con cuidado para no coger la parte blanca.
        Poner a hervir la leche con la nata, la cáscara de limón y el palito de canela. Cuando lleven 5 minutos de cocción se añade el azúcar, la canela en polvo y la miel, deshacer y retirar del fuego.
        Dejar infusionar y colar cuando esté frío.
        Montar las claras a punto de nieve y añadirlas con cuidado a la mezcla fría.
       En este punto, si solo se quiere leche merengada, guardar en la nevera para servir bien fresquita espolvoreada con un poquito de canela en polvo.

        Sacar el vaso de la heladera, que ya teníamos en el congelador durante 24 horas al menos.
        Ponerla en marcha y verter la leche merengada. Dejar funcionar hasta que esté cremoso, la mía con 60 minutos estaba bien.
        Pasarlo al envase definitivo y llevar al congelador hasta su uso. Sacar preferentemente 5-10 minutos antes de servir.

         Se dice que hace muchísimos siglos los chinos cogían nieve de las montañas y la mezclaban con fruta y miel. Se supone que este fue el origen del helado.
        Por mi tierra nieva alguna vez cada ciertos años pero tengo en la memoria un año que nevó, siendo yo niña, y mi madre cogía nieve del tejado y me la mezclaba con zumo de naranja.
        ¡Que rico me sabía aquello! Y más natural, imposible.
        Saluditos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada