viernes, 13 de septiembre de 2013

Besugos al horno

Hola. Ya fin de semana y a comer besugo que es muy sano.

         Es un pescado especial, ya que según la temporada (invierno) se considera pescado azul y el resto del año pescado blanco. Es una fuente rica en proteína y una carne con un contenido elevado en vitaminas y minerales. En especial las vitaminas del Grupo B, en concreto B12, B3 y B6 ideales para obtener el máximo resultado de los hidratos y las grasas, vitaminas para ser ricos en energía. Los minerales que están presentes con más relevancia en la carne de este pescado es el hierro, el fósforo, potasio y magnesio.

        Y después de estas curiosidades pasaremos a la recetita.

Ingredientes:
  • 8 besugos de ración, de Huelva (limpios) pedir a pescadero que nos los dé limpios: Sin agallas, sin ojo, sin tripas, y bien escamados y con cabeza.
  • 3 patatas medianas
  • 500 grs. de zanahorias
  • 2 pimiento rojos
  • 2 pimientos verdes
  • 1 cebolla 
  • 4 dientes de ajos
  • 200 cc. de aceite
  • sal, pimienta y limón

Proceso a seguir:

        Lavar el besugo y secar. Practicar en los laterales del pescado cortes transversales y condimentarlo con sal, pimienta y limón. Cubrir una placa de horno con papel de aluminio, echar un chorreón de aceite y encima colocar los besugos, meter en el horno durante 25 minutos a 180 grados.
       Mientras, vamos a preparar la guarnición. Pelamos y lavamos la patatas, zanahorias y pimientos . Las patatas, cebollas y zanahorias se cortan en rodajas finitas (en casa gustan así), los ajos en láminas y los pimientos en tiras finas también. Poner el resto del aceite en una sartén de fondo ancho y cuando esté caliente echamos las cebollas, ajos y pimientos esperando a que se pochen, después se echan las patatas y zanahorias, se añade sal y pimienta. Se rehogas hasta que la zanahoria esté tierna.
        Se quitan los besugos de la placa y se cubre ésta con la guarnición escurrida (reservamos el caldo), encima se colocan los besugos del otro lado. Volver a meter al horno a 180 grados durante 20 minutos aproximadamente, casi al final miramos y si vemos que se resecan mucho los regamos con el caldo reservado, cuando veamos que empieza a dorarse la piel del besugo estará listo. Si se quiere se puede gratinar unos 5 minutos para conseguir otra textura.


        ¿Adivinais quién cocinó?. Acertado, mi maridito.
        Estaban de muerte y tan deprisa nos los hemos comido que no fotografié el emplatado, perdón.
        Ahora mismo os sirvo uno. Nos leemos y espero que me comentéis (los besugos también lo esperan jeje)

        Saluditos



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada